La historia detrás de los sonidos

La historia detrás de los sonidos

16 may. 2013

La celesta y las bandas sonoras.




De la misma forma que las calles no se ven igual y la percepción del tiempo es distinta cuando llueve o el cielo está cubierto de una bruma gris fresca nada más despertar a cuando brilla el sol, las películas no serían lo mismo sin su banda sonora.

No habría más que gestos y palabras pero no estarían subrayadas o acentuadas por un instante de ternura con las flautas y los clarinetes, un constante desasosiego en la investigación de un asesinato con los acordes rápidos de los trombones de fondo o qué decir de una puerta entreabierta y un pasillo oscuro, ¿nos daría la misma aprehensión sin ese estridente sonido agudo y constante del violín?. Probablemente no. Las bandas sonoras son como las estaciones del tiempo en la ciudad, que también nos cambian el ánimo y la predisposición diaria y embellecen, a su paso, los edificios y parques que vemos a diario.

John Williams es un compositor de bandas sonoras conocidísimo por poner música a películas como “Tiburón”, “La guerra de las galaxias”, “Superman”, “E. T.”, “Indiana Jones” y muchas más. Vamos a escuchar el tema principal de la saga de “Harry Potter” a continuación, es un tema conocidísimo pero ¿sabríais decirme qué instrumento es el que suena al principio del tema y que le da una sonoridad tan misteriosa e hipnótica?:
  



En esta conocidísima obra de Tchaikovsky (compositor ruso del siglo XIX) sobre el cuento de “El cascanueces”, podéis daros cuenta de cómo vuelve a aparecer el mismo instrumento, confiriéndole en esta ocasión un carácter juguetón y travieso:



El instrumento que estamos escuchando se llama celesta. A simple vista, parece un piano, pero si nos fijamos bien vemos que las cuerdas de su interior han sido sustituidas por placas de metal. Es la combinación entre un piano y un metalófono lo que produce esta sonoridad tan misteriosa.


El nombre de celesta viene de su sonido, considerado “celestial” y que, como habéis visto, puede percibirse con marcados tintes oscuros o misteriosos, como en “Harry Potter”, sonar apresurada y traviesa como en “El cascanueces” o trasladarnos a esos días de dulces navideños, bolas de nieve y niños olvidados por sus padres por error, como en la inolvidable película “Solo en casa”, cuya música también está compuesta por el maestro John Williams:
 

Y, para terminar, os dejo de nuevo la banda sonora de “Harry Potter” en este vídeo donde podéis ver tocar en vivo este peculiar instrumento, ¡dirigiendo la orquesta el propio compositor!. 

http://www.youtube.com/watch?v=zDWZunOOIEw&feature=youtu.be


Como sabéis, este trimestre no hay preguntas para esta entrada sino que vamos a descubrir juntos instrumentos menos conocidos del mundo y, todos los trabajos, los pondremos en común y los pondré aquí en el Blog para que podamos verlo.